e-alliance ::

Participación de la iglesia y la comunidad

Dentro de tu iglesia

  • Organiza en tu congregación o parroquia, durante un servicio dominical, una sesión para generar conciencia en torno al VIH y el sida. Esto puede incluir invitar a personas especiales que hagan exposiciones acerca de temas relevantes.
  • Organiza estudios bíblicos y/o seminarios educativos sobre el VIH y el sida en tu congregación, dirigidos a grupos de edades específicas o de un solo sexo.
  • Aparta un tiempo fijo de la semana en que el pastor o la pastora y/o consejeros/as capacitados/as estén disponibles para brindar asesoramiento confidencial a cualquier persona con VIH o sida o afectada por la epidemia.
  • Despliega afiches educativos e informativos en tu iglesia.
  • En tu iglesia, pon a disponibilidad de las personas información que detalle dónde pueden tener acceso a programas de reducción de daños (lee una mejor descripción de éstos en la sección ‘Métodos de prevención’) y/o pruebas de laboratorio gratuitas en la localidad si la iglesia aún no ofrece estos servicios.

Trabaja con tu comunidad local

  • Alienta a integrantes de la congregación y la comunidad a que reciban asesoramiento y pruebas voluntarias para que conozcan su estado de salud y sepan cómo vivir positivamente o prevenir la infección por VIH.
  • Patrocina un centro de asesoramiento y pruebas voluntarias en las instalaciones de tu iglesia. Asegúrate de que el servicio esté bien publicitado en tu comunidad y que la gente de la comunidad sepa y tenga la seguridad de que el servicio es confidencial.
  • Si eres líder o lideresa de una iglesia, ¿por qué no realizarte públicamente la prueba del VIH? Líderes y lideresas de iglesias suelen gozar de mucho respeto dentro de la comunidad, por lo que actos tales como la prueba pública pueden tener un gran impacto en el combate del estigma y la discriminación que se asocial al VIH y sida.
  • Organiza eventos comunitarios centrados en generar conciencia sobre el VIH y el sida tales como: conciertos, producciones teatrales, ferias de salud, carreras divertidas, partidos de balompié o mañanas de café.
  • Solicita materiales educativos acerca del VIH y el sida a tu centro local de educación, información y capacitación sobre el VIH y sida. Luego despliégalos ya sea en tu iglesia o en un lugar pertinente al que la comunidad tenga acceso.
  • Patrocina capacitación para integrantes de la congregación y la comunidad sobre asesoramiento, cuidados brindados en el hogar y educación básica en materia de VIH y sida.